13 Consejos para utilizar con éxito las campañas de ataque por Alfredo Dávalos

Artículo publicado en www.institutodecomunicacionpolitica.com



Una gran estrategia de ataque es lograr que nuestro candidato y la campaña comuniquen las peores cosas con las mejores palabras y con las mejores imágenes.

• Los temas para diseñar una campaña de ataque y confrontación los podemos encontrar en los estudios cuantitativos y cualitativos los cuales nos permitirán conocer las percepciones, opiniones y la propia agenda de la gente.
• Introducir en la campaña elementos sorpresa se pueden convertir en una táctica clave de las campañas de ataque.
• Un ataque en la campaña puede ser contundente cuando está sintonizado con la la decepción, el odio, la desesperanza, la impotencia y las frustraciones de los votantes hacia nuestros adversarios o hacia alguna organización política.
• Cuando el ataque logre que mi adversario responda y discuta lo que a nosotros nos interesa discutir, quiere decir que nuestro ataque fue realmente efectivo. • Una excelente táctica de una campaña de ataque y confrontación es la utilización de la fuerza y los recursos de mi oponente.
• Si el ataque no tiene que ver con aquellos temas que se encuentran dentro del imaginario colectivo de la gente, difícilmente será efectivo porque no le interesará al votante.
• Introducir en la campaña temas polémicos que tengan que ver con el interés y la cotidianidad de la gente nos permitirá marcar nuestra propia agenda, posicionarnos, generar publicidad no pagada y lograr que estos temas se viralicen a través del boca a boca y las nuevas tecnologías.
• El humor, la ironía y la creatividad pueden hacer mucho más efectivo nuestro ataque y diferenciarnos de nuestros adversarios.
• Si atacamos de manera visceral y no a través de la técnica, difícilmente lograremos llegar a tocar las fibras sensibles de la gente y bajarle los votos a mis adversarios.
• Cuando un ataque no es bien planeado y no se enfoca en lo que realmente discute la gente, se puede convertir en un “boomerang” que termina por regresar afectando a nuestro candidato, la campaña y a nuestra intención de voto.
• Una campaña de ataque puede ser ética cuando no se basa en la vida privada del adversario y esta enfocada en denunciar la corrupción, el nepotismo, la prepotencia, el tráfico de influencias, la violencia, el racismo y los malos gobiernos.
• Si la campaña de ataque no lográ impactar en la gente y cambiar la intención de voto, entonces no sirve para nada.

Alfredo Dávalos
Director del ICP- Ecuador y de la empresa Strategos. Es Licenciado en Publicidad graduado en el Instituto de Mercadotecnia y Publicidad en México. Twitter:@Adavaloslopez



Dejanos tu comentario 







Comentarios en esta nota

No hay comentarios en esta nota.